Síguenos en twitter




Cierra Carmita.

21/01/2007 12:35
Autor:

  • Currently 5.00/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Valoración: 5.0/5(1 voto)

Hoy cuando iba a comprar un par de cosas que me despité ayer por adquirir algo de jamon, queso y una garrafa de agua, asi que fui como es costumbre a la venta de doña Carmita. Dicha venta está por encima de la calle del barrio donde yo vivo, con lo cual siempre está a mano y lo mismo te vende el pan, que un refresco, tabaco, golosinas a montones, huevos frescos, galletas gomeras (las recomiendo), mantequilla,... Sin embargo al entrar hoy noté algo extraño, tenía menos mercancía expuesta de lo habitual y de lo poco que se puede atisbar de la parte trasera del almacén dese el mostrador, vi estanterías vacías, lo que nunca. Al contestar una llamada de teléfono que sonó mientras me despachaba el jamón y el queso, comentaba el terrible final: dentro de poco echa el cierre de manera definitiva.

Carmita es una mujer bajita, bastante mayor, cojea de una pierna pero que sin embargo tiene más tenacidad y movilidad que muchos de nosotros. Lleva en el barrio currando antes de yo nacer, casi tres décadas lo menos. Me comenta orgullosa pero melancólica que no se jubila, simplemente que todo tiene un final y que ya va siendo hora que se ocupe de su marido, tambien mayor, fontanero jubilado y con achaques en los últimos tiempos. Su venta es un clásico del barrio y su cierre supone el certificado de que las cosas están cambiando más de lo que nos gustaría. Aficionada al Tenerife como pocos, siempre está con la radio puesta cuando juega y una de sus mayores ilusiones fue cuando hace años cuando el calvo Dertycia jugaba, visitó mi colegio y se le pidió que fuera por allí. Su foto con él preside aun la pared de la venta.

Lo más seguro que al resto del mundo le importe una mierda, pero que ventas como las de Carmita cierren significa perder una parte importante de nuestra identidad. En pocos sitios se pueden encontrar productos de la tierra que carecen de sitio en las estanterías de Alcafoures y Carrecampos, como las galletas gomeras de las que hablaba. Además, la venta tiene detalles y elementos tanto en la decoración como en la relacion cliente-dueño dificiles de igualar, sin contar la importancia que tiene como punto de reunión de gentes que por el trabajo no se ven, pero que al caer la noche coinciden a comprar de vez en cuando y charlan de nuestras cosas, rememorando las épocas de juegos infantiles en el barrio, preguntando por aquel vecino enfermo o contando como les van a los hijos que ya se fueron de alli a vivir sus vidas.

Y la pérdida no es sólo sentimental, sino funcional, porque al fin y al cabo ya no queda esa gente que abnegada y luchadora abre todos los dias del año para satisfacer las necesidades de un barrio, comprender las vacas flacas o los despistes apuntándonos la compra en su libreta de deudas. En el caso de Carmita, solo cerraba cuando acudia a entierros de amigos o familiares. No habrá quien coja esa venta, porque ahora todos queremos una carrera y no atender una simple venta. Y si han habido gentes que han cogido negocios similares, éstos han terminado yéndose a pique por la falta de constancia de los nuevos dueños. Pero eso da igual, si desde hace tiempo es mas chachi comerse los corflecs en el desayuno y abandonar el gofio, no se de qué nos extrañamos…

Sea como fuere, gracias por todo Carmita.

Categoría: .

Related Posts with Thumbnails

Comentarios [8]

    1. Reena dice:

      Carmita lloraría al leer este texto, eso seguro :)


    1. Juan dice:

      Pues de mi parte un saludo para Carmita (tienes razón, todos conocemos a una…). La verdad es que es un tema triste, tanta gran superficie y, sobre todo tanta bobería por nuestro lado han acabado con un comercio no sólo muy nuestro, sino muy especial. Vete y dile a la cajera de Carrefour que apunte… Apunta y si te descuidas dispara, que decía Manolo Vieira. Lo del cambio del gofio por los “cereales para el desayuno” ya es para echarse a correr y no parar. Un abrazo.



    1. Curiosamente, se apunta que las ventas están regresando a algunas ciudades, para suplir carencias que los hiper, super y grandes superficies no cubren. Todo pasa y todo vuelve.


    1. magacín66 dice:

      Pues ahora me doy cuenta de que suelo ir a una que hay cerca de casa, regentada por un señor, que no sé ni cómo se llama. Creo que será cuestión de prestarle un poco más de atención y darle más importancia de la que le doy… porque la tiene


    1. pinzonazul dice:

      Pues yo conozco una venta, en pleno centro de Santa Cruz, que la lleva un matrimonio de coreanos, perfectamente integrados y muy queridos en el barrio. Más que de competencia de supermercados y grandes superficies, que también, es cuestión de tener ganas. Me acuerdo que hace unos 12 años se permitía abrir todos los domingos y este era de los poquísimos comercios que lo hacía en toda la ciudad; mientras tanto los comerciantes locales llorando que todo les va fatal y haciendo de perro del hortelano… Así les va.


    1. Miguel dice:

      Pero ojo, Carmita no cierra por la presión de los Hiper, según desprendo de lo que dice Autóctono. Cierra porque quiere dedicarle tiempo a su marido jubilado.

      Las tiendas de barrio, llameseles ventas o tiendas de aceite y vinagre, no creo que desaparezcan. Siempre se va a necesitar algo de última hora, y nadie va a ir a un Hiper a comprar una sóla lata de tomate, o cuarto y mitad de queso tierno de San Mateo. En mi barrio hay una tiendita de toda la vida en la que casi ni cabes por los pasillos que no es que vaya a cerrar… es que amplian ahora a un local enorme que han comprado unos metros más allá. Y la regenta de toda la vida una familia.


    1. Charlie's sister dice:

      Cierto, es lo que yo iba a decir, Miguel. La pena es que Carmita no tenga a nadie que continúe regentando su tienda. Bajo mi casa hay una también, y me encanta ir a comprar allí. Tiene su encanto la balanza de las de antes, y don Cosme sacando la cuenta en un cartón de tabaco, y encima, preguntándote si tienes de esto, si necesitas de aquello, para que no se te olvide nada. Contra eso nada pueden hacer las grandes superficies. Las pequeñas tiendas les ganan en horario, atención, disponibilidad y cercanía. Bravo por ellas.


    1. Rafa Linares dice:

      Pues sí. Aunque a otra escala, nosotros solíamos comprar el desayuno en una tiendita que estaba enfrente de nuestro instituto, regentada por dos señores muy mayores. La tienda tenía el típico mostrador de madera y bajo un cristal, exponía el género. Era un bazar, así que tenía de todo. Nosotros comprábamos bollería y refrescos. El caso es que nos acompañó hasta COU y después creo que han pasado a regentarlo algunos partientes de los señores porque conserva el mismo nombre. Pero han realizado una reforma completa del local: Paredes blancas, luz flourescente, estanterías impolutas, caja registradora y creo que hasta recargan móviles. Desde el cambio no he vuelto a comprar alli. Si no veo a esa señora de antaño dirigirse al fondo del local, desaparecer en la penumbra (corria el rumor de que algo sórdido ocurría en la trastienda) y volver con lo que le habíamos pedido, por inverosímil que fuera, no es lo mismo.
      Olé por las tiendas de toda la vida. Hasta una lagrimita se me escapa…




Escribe tu comentario


Con criterio totalmente subjetivo, los comentarios inapropiados serán borrados, incluyendo los que estén fuera del tema del artículo, los que incluyan datos personales, y los mensajes escritos TODO en mayúsculas o con lenguaje SMS (esto no es un móvil, es un weblog). Si quieres comentar algo que no tenga que ver con este artículo, o aportar un nuevo tema, por favor, usa el foro de Canarias Bruta. Este weblog utiliza código textile para agregar enlaces, negritas, cursivas, etc... Si quieres saber cómo usarlo haz click aquí. ¡Gracias por participar!

Nombre
e-mail (no se mostrará)
Tu web (opcional)
Comentario
 
Haz click en PREVISUALIZAR, revisa tu comentario y luego haz click en ENVIAR para publicarlo.


|