Síguenos en twitter




Desde el carrito: Cuando no hay nadie al otro lado de la puerta

24/08/2008 11:06
Autor:

  • Currently 3.18/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Valoración: 3.2/5(34 votos)

El otro día fui a un sitio muy divertido con mis papás. Es como una parada de guaguas muy grande, donde la gente sale o vuelve de viaje. Íbamos a recoger a mis abuelos, que venían de Madrid. Yo no sabía que la gente puede volar, y que para hacerlo tienes que ir a este sitio. Se llama aeropuerto.
Me lo pasé muy bien, pues no ves nada, pero de repente se abre una puerta y todos empiezan a mirar para adentro a ver si ven a sus familiares o amigos. Dentro se ven unas cintas que se mueven, debe ser como un parque de atracciones de las maletas. Y de repente, aparecieron mis abuelos por la puerta. ¡Qué alegría! ¡Ya estaban aquí! Me dieron muchos besos y les llevamos a casa. Por eso me gusta mucho ese sitio, el aeropuerto, pues se abre la puerta y aparece la gente que quieres.

Pero, por lo visto, el otro día… no fue así. La puerta se abrió … pero no había nadie al otro lado. El parque de atracciones de las maletas estaba vacío. No hubo besos. No llegaron a casa. Parece ser que, a veces, el aeropuerto no es divertido. Y es que, entre las personas que no llegaron, había bebés pequeñitos como yo, muchos niños y gente grande. Aún no entiendo bien lo de la gente que no vuelve, pero imagino que es muy malo para los que aún los esperan aquí, porque yo sufro mucho si estoy un rato sin ver a mamá. En mi cabecita aún no hay sitio para pensar que ella me faltara, o papá, o mis tíos…, no, debe ser terrible. Y más aún si esperas a cuatro o cinco personas queridas y no llega ninguna. ¡Qué vacío tan grande!

Muchas veces oigo que dicen a mamá: – ¡uf, espérate a que camine, ya verás cuando sea más grande! – ¡Esta niña de mayor va a ser una preciosidad! – ¡Ya verás cuando vayas al colegio!

Y es que todos dan por seguro el paso del tiempo, y van dejando cosas para después, pero… ¿y cuando no llega ese después? Yo por eso avanzo un poquito cada día, y mamá está asombrada con lo espabilada que soy. Me gustaría que todos, todos, se fijen un poco más en la capacidad de aprendizaje y el instinto de un bebé, para que no lo pierdan nunca, y aprovechen al máximo su tiempo. Sobre todo, aprovechen para dar y recibir mucho cariño, que es lo mejor del mundo.

Estos días mamá está algo triste, por lo que ha ocurrido. Lo primero que hizo cuando se enteró de lo que había pasado fue llamar al tío Charlie (¡como siempre está de viaje!), y estaba en casa. También está muy enfadada, no quiere ver la tele. Dice que le da vergüenza, mucha vergüenza, y que prefiere ver conmigo a Pocoyó, a la Pequeña Princesa, a Sam Sam, o a Tom y Jerry, que son más reales y sinceros que los periodistas bobos que viven de la carroña (no sé lo que es, pero es lo que dice mamá).

En fin, a los que no llegaron… un beso muy grande, y que todo vaya bien allá donde estén.
A los que se quedaron… un abrazo fuerte, fuerte… y cuando estén muy tristes, si quieren yo les presto mis juguetes, de todo corazón.

Categoría: .

Related Posts with Thumbnails

Comentarios [1]

    1. Anketaros dice:

      Desde mi alma de niño, aunque hace tiempo que físicamente dejé de serlo, me siento representado por las palabras que Inés ha dictado al corazón de Pino.
      Yo también comparto esa sensación de fragilidad, de giro brusco del destino detrás de unas puertas que se abren y por donde aparece la sonrisa de alguien a quien esperas durante un tiempo sin tiempo.
      O cuando eres tú quien las cruzas tras varias horas de vuelo con la sensación mágica de que cuando se abran aparecerás de pronto en un mundo nuevo, con alguien que aparece de entre el resto de la gente y te da un abrazo fuerte y pleno.
      El día 20 muchos de esos abrazos se quedaron encerrados en el pecho de tanta gente… y leyendo las palabras de Inés, me quedo con la sensación desde el alma de alguien que comienza a vivir con la fuerza de los niños y que todo lo aprenden con tanta rapidez, de que la vida hay que llenarla de sensaciones que merezcan la pena, y dejar SIEMPRE nuestros juguetes y nuestros cristales de colores a quienes estén tristes y los necesiten.
      Un abrazo inmenso desde Madrid para todos ellos.




Escribe tu comentario


Con criterio totalmente subjetivo, los comentarios inapropiados serán borrados, incluyendo los que estén fuera del tema del artículo, los que incluyan datos personales, y los mensajes escritos TODO en mayúsculas o con lenguaje SMS (esto no es un móvil, es un weblog). Si quieres comentar algo que no tenga que ver con este artículo, o aportar un nuevo tema, por favor, usa el foro de Canarias Bruta. Este weblog utiliza código textile para agregar enlaces, negritas, cursivas, etc... Si quieres saber cómo usarlo haz click aquí. ¡Gracias por participar!

Nombre
e-mail (no se mostrará)
Tu web (opcional)
Comentario
 
Haz click en PREVISUALIZAR, revisa tu comentario y luego haz click en ENVIAR para publicarlo.


|