Síguenos en twitter




Diva de ExpoSaldo

16/11/2012 18:25
Autor:

  • Currently 3.29/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Valoración: 3.3/5(7 votos)

Si en las estanterías de los supermercados hay turrón desde Octubre, aunque todavía no haya llegado Diciembre, nada nos impide empezar a escuchar algunos ecos del Carnaval. Los grupos llevan meses ensayando, ya se han presentado los carteles y las temáticas oficiales y, como no, artistas mediocres ávidos de éxito y contrataciones de saldo van haciendo rodar algún temita para intentar colarse en la respectiva Gala de la Reina, así como en alguna noche carnavalera o de mogollón, donde el artista cobra a pesar de que el público altamente alcoholizado generalmente lo ignora. Estos artistas suelen luego circular sin pena ni gloria por el circuito de fiestas de pueblo de nuestros ochenta y pico municipios canarios, compartiendo cartel con mariachis, orquestas verbeneras y humoristas de medio pelo.

Y por eso, queridos lectores, aprovechando la tesitura traemos un ejemplo descarado de “quiero ser la canción del Carnaval a ver si cuela” de la mano de una muchacha procedente de la exótica localidad tinerfeña de Barranco Hondo. Con ustedes Anaé:

En un vistazo inicial se puede comprobar que sus vídeos y páginas tienen muy pocas visitas para una artista que pretende una proyección internacional como veremos más tarde. De momento este vídeo que presuntamente va sobre Santa Cruz recuerda a cualquier cosa menos a la capital chicharrera. Primero, por la mezcla incomprensible de comparsas y danzarinas del vientre, sólo justificable (que no admisible) por la temática Bollywood de los Carnavales de S/C Tenerife del próximo año. Segundo, por los estilismos imposibles, no solo de la protagonista, sino de algunos de los “extras”, que parecen haber sido maquillados con un cañón. Tercero, por las voces, porque ella en ocasiones carraspea como un camionero, mientras que él, presunto rapero que la acompaña, rima con una vocecilla tan fina que a su lado Justin Bieber parece un barítono. Cuarto, porque bailar, lo que se dice bailar, más bien poquito se ve en el vídeo (y bailar no es agitar el pelo, querida Anaé), por obviar un par danzarinas que están más bien jabugas de bellota y se mueven menos que un semáforo (hombres no hay, porque los hombres no bailan en Santa Cruz). Y quinto, ¿porque que C… se llama “Baila Santa Cruz” con escenas rodadas en La Orotava y La Laguna? ¡Cutres, más que cutres!.

Pero volviendo a nuestra querida Anaé, que declaraba en sus comienzos como si fuera un grito desesperado “Mi única intención es que la gente sepa que existo, que sepan quien soy.”, tantos años de “carrera” parecen infructuosos a tenor del resultado. Aunque ahora parece que su nombre es algo más conocido, seguramente pasará sin pena ni gloria como tantos y tantos artistas canarios. Además, cumple el perfil a rajatabla: se hizo un MySpace que terminó abandonando, tiene una web destartalada que actualiza de cuando en cuando, empezó usando un perfil personal en Facebook como perfil profesional, para luego intentar derivar infructuosamente a sus fans a una página ¡Si tiene hasta un Tuenti!. Por cierto, minipunto #ranciofact a todo aquel que usa el sufijo -online en una web (porque si estuviera -offline, ¡nadie la vería!. Y obviamente, tiene su propio canal de vídeos en Youtube, de donde se saca ésta perla:

Y es interesante comprobar cómo, aparte de dejarse entrevistar con tres tipos disfrazados y ser la prueba evidente de que ha estado en tierras americanas (las K-Narias no tienen vídeos de esos a pesar de sus múltiples visitas, qué cosas), podemos comprobar como suelta auténticas ambrosías, como haber recibido un premio por presunta “promoción exterior” (y haber ganado un festival de la canción en Malta, la cuna del pop moderno) pero luego asiente en la comparación que le hacen sobre los acentos diferentes entre Península-Canarias en comparación con EEUU-Puerto Rico, cuyos idiomas son diferentes (Psicología no debe ser Filología). Además, nos lleva a otro single de la cantante:

Donde, como pueden ver, se acentúa aún más la proyección de la artista, que consiste en enseñar carne y mezclar estilos musicales sin sentido, que de todos modos nadie se va a fijar porque estarán mirando otras cosas más “interesantes” del vídeo. Por cierto, que “cool” es bailar en un erial de La Esperanza (sobre todo mientras se va haciendo de noche, con el consabido cambio de luminosidad en el vídeo) y qué detalle más educativo es ir sin cinturón de seguridad en un coche.

Pues “ésto”, queridos lectores, es Anaé. Quien quiera que lo compre y suerte a la muchacha, que no parece mala piba y que seguramente le tenga amor a la música, pero sin duda parece muy mal aconsejada.

Categoría: .

Related Posts with Thumbnails

Comentarios [18]

    1. from Princesa Yballa con amor dice:

      “¿porque que C… se llama […]”

      Será “por qué”. Deberías dejar a la gente tranquila y dedicarte a leer. O revisar lo que haces antes de enseñarlo, para que sea perfecto, como le pides a los demás.


    1. No teníamos con las kanarias, toma 2 tazas dice:

      Mi madre…¿Por quéeeeeeeeeeeeeeeeeeee? jajajja.

      A mi esta tía lo único que parece que le interesa es enseñar “pechuga”, con ver la foto que tiene en su Web, ya tienes…Esa rebequitaaaaaa.

      ¿¿¿¿No será familia de la Carmen Porter la de Iker Jimenez? ??? Tienen cierto parecido “bucal” ¿Y que tiene que ver aquí el Harry Potter? jajajja.



    1. Oh,my God! With the K-narias we already had enough.This was absolutely unnecessary cruelty. Is she also promoted by Javier Zerolo? Añaza also inhabits? I really think that the Canarian culture is well served with Pepe Benavente, Chago Melian, Soul Sanet and The K-Narias. Another Guanche people’s princess is unnecessary. Ay, my head!!!



    1. Por cierto ¿qué le pasa en la foto del escotazo? Da la sensación de que el tetamen se le deshace.


    1. Chorizo dice:

      Ay Autóctono… Tengo la sensación con la gran mayoría de tus post que criticas por vicio y con el mero afán de ridiculizar, sin ningún espíritu crítico y mucho menos, con un transfondo constructivo, ni atendiendo al tema del que se habla ni lo que dicho sector pretende…

      En esta ocasión, tu “resentida” intervención carga contra una chica que, pese a tus reservas por el género (o quizá por sus derivas netamente comerciales) se está abriendo paso. Mercadotecnia mediante o no, la idea de “salsear” a Braulio, sin duda alguna el cantante isleño (y me atrevería a decir que español) más conocido en la “pinga” de América es una buena apuesta. Resulta que al baladista le sale una paisana que versiona sus canciones más famosas con el incombustible sello de la salsa (es incombustible compadre, ya lleva más de 40 años de reinado absoluto), y lógicamente, eso le abre un kilométrico espacio para su expansión que ni Alexis Valdés, conductor del Late Night más conocido de La Florida quiere desaprovechar. Y mientras todo esto sucede, nuestros obtusos productores continúan atrincherados en una batalla dificil, la batalla del “norte”.

      Las cosas están así. EEUU es una potencia cultural como un burro, y Miami y Nueva York tienen bien agarrado por los fondillos el mercado latinoamericano… Allí, no sólo vivieron (y viven) las principales cabezas del género del que hablamos, sino que también se articulan los principales rituales de lanzamiento y popularización de eso que ahora se conoce por “hits”. El peregrinaje entonces de esta piba por allá es un gran acierto si lo que se pretende es insertar una parte de la música popular de Canarias en un espacio que le es afín, y ojo, que digo popular en el verdadero sentido de la palabra, no sólo en el vernáculo que tan bien han explotado nuestros folcloristas (especialmente Los Sabandeños y Gofiones reloaded again forever and ever).

      No podemos negarlo. En el archipiélago se escucha mucha música de este tipo (específicamente merengue, cumbia (con sus diversas variantes) y salsa), te guste más o te guste menos esa realidad palpable, querido Autóctono. No obstante, el gran problema es que ese mercado sólo tiene un sentido y Canarias parece ser en su interior únicamente un sujeto pasivo. Pero que quede bien claro que la culpa es solamente nuestra. Existen un montón de orquestas “populares” que explotan estos géneros (unas mejores y otras peores) cuya expansión se ve limitada una y otra vez por lo que parece ser una obsesión por penetrar la “barrera cultural”, que una y otra vez nos rebota por el norte, pero que sin embargo nos hace olvidar la veredita hacia el oeste… Y ya es hora de que nos demos cuenta de que, pese a los descuentos, desde Caco Senante y su mojo (como Austin Powers) han sido muy pocos los que han logrado romper esa “barrera”.

      Por otra parte, a las tan criticadas K-narias, por mucho que las odies, tienes que reconocerles una cosa, fueron unas auténticas pioneras al respecto del tema del que hablo. Y las llamo pioneras obviando adrede el caso de Braulio, que no se proyectó desde el “mercado canario” hacia América sino que tuvo que trasladarse físicamente allá para empezar de nuevo, y al cual encasillaré junto con estas en ese amplísimo “concepto imperial” de lo latino, que parece remitir, cuando no a la España del XVI a la Roma clásica, y que la misma industria repite hasta la saciedad (los casos de Pedro Guerra y Rosana, muy conocidos en Latinoamérica no los quiero contar aquí porque a diferencia de los dos anteriores, estos dieron el salto solo tras triunfar en el mercado español; son algo así como la excepción que confirma la triste regla de la “dificultosa” vía del Norte. Así pues, aunque no te gusten ni fisco, las K-narias supieron captar aquel espacio inmenso de comunión y gracias a dos o tres temas son uno de los conjuntos más conocidos en América, y ello a pesar de que hoy por hoy, todavía no hayan encajado muy bien el batacazo del género urbano o reggaetonero, que están tratando de superar con un reciclaje salsero y merenguero que veremos dónde acaba.

      En estos términos, Anaé parece que está intentando de hacer algo parecido. Está tratando, en mi opinión, de desandar una ruta acostumbrada para los artistas americanos, de explotar una innegable conformidad cultural que cruza el océano y que, quizá por falta de miras u obsesión fronteriza, han desaprovechado las productoras insulares (probablemente también incapacitadas para comandar una horda de semejantes dimensiones transatlánticas, una labor que sin embargo sí que han acometido en otros sectores como el agroindustrial o el hostelero).

      Frente a todo esto, tú única arma es la ridiculización. Te ríes de que esta gente actúe en “puebluchos” (así lo insunúas), te vacilas de su “reducido” stock técnico (sinceramente, he visto vídeos mucho peores de artistas ya consagrados), te descojonas de su haber creativo (que, francamente, y hablando concretamente de esta chica me parece de lo más común dentro del género, ni buenísima ni horrible).

      Por lo que parece, que actúe gente como Cherito o Tony TunTún en La victoria, Edwin Ribera en Santiago del Teide, Rubén Blades en Santa Cruz de La Palma o las K-narias en La Orotava (aunque no te sean afines, todos referentes internacionales en lo suyo) puede verse como tú lo ves, una señal de que todos ellos están “acabados”, o bien una muestra más de la “ínfima elevación cultural” que los lugares y las gentes que los contratan (una actitud que obedece por tu parte que considero que responde no sólo a tu disconformidad con el mundo cultural insular, en especial con lo más “pop”, sino que también denota cierto olor a clasismo, si me permites la apreciación). Por el contrario, donde tu ves tantas cosas negativas yo veo una comunión cultural innegable, y la viveza de un sector productivo-musical que no ha parado de crecer desde los setenta en Canarias, capaz de atraer a núcleos relativamente pequeños a artistas de un calado significativo. Es más, te aseguro por experiencia propia que actuaciones como las que acabo de nombrar son impensables en algunas de las más populosas capitales de Suramérica (estamos hablando de enclaves con más de 7 y 8 millones de habitantes, imagínate si hay o no consumidores potenciales en esos espacios), los cuales no tienen el “privilegio” de disfrutar de tantos y tan seguidos eventos.

      Para ir terminando, no dejo de reconocerte tu derecho a descoyuntar a quién te apetezca y de embotellar como quieras tu bilis… Pero considero que debes saber que donde tu ves “maguería” y analfabetismo hay quién también ve espacios creativos y rédito económico. Otra discusión sería ya meternos en el tema de las perversiones mismas que entraña ese tipo de “crecimiento”, pero eso es harina de otro costal donde me gustaría que no tuvieran espacio tus rabietas.


    1. Chorizo dice:

      Ay Autóctono… Tengo la sensación con la gran mayoría de tus post que criticas por vicio y con el mero afán de ridiculizar, sin ningún espíritu crítico y mucho menos, con un transfondo constructivo, ni atendiendo al tema del que se habla ni lo que dicho sector pretende…

      En esta ocasión, tu “resentida” intervención carga contra una chica que, pese a tus reservas por el género (o quizá por sus derivas netamente comerciales) se está abriendo paso. Mercadotecnia mediante o no, la idea de “salsear” a Braulio, sin duda alguna el cantante isleño (y me atrevería a decir que español) más conocido en la “pinga” de América es una buena apuesta. Resulta que al baladista le sale una paisana que versiona sus canciones más famosas con el incombustible sello de la salsa (es incombustible compadre, ya lleva más de 40 años de reinado absoluto), y lógicamente, eso le abre un kilométrico espacio para su expansión que ni Alexis Valdés, conductor del Late Night más conocido de La Florida quiere desaprovechar. Y mientras todo esto sucede, nuestros obtusos productores continúan atrincherados en una batalla dificil, la batalla del “norte”.

      Las cosas están así. EEUU es una potencia cultural como un burro, y Miami y Nueva York tienen bien agarrado por los fondillos el mercado latinoamericano… Allí, no sólo vivieron (y viven) las principales cabezas del género del que hablamos, sino que también se articulan los principales rituales de lanzamiento y popularización de eso que ahora se conoce por “hits”. El peregrinaje entonces de esta piba por allá es un gran acierto si lo que se pretende es insertar una parte de la música popular de Canarias en un espacio que le es afín, y ojo, que digo popular en el verdadero sentido de la palabra, no sólo en el vernáculo que tan bien han explotado nuestros folcloristas (especialmente Los Sabandeños y Gofiones reloaded again forever and ever).

      No podemos negarlo. En el archipiélago se escucha mucha música de este tipo (específicamente merengue, cumbia (con sus diversas variantes) y salsa), te guste más o te guste menos esa realidad palpable, querido Autóctono. No obstante, el gran problema es que ese mercado sólo tiene un sentido y Canarias parece ser en su interior únicamente un sujeto pasivo. Pero que quede bien claro que la culpa es solamente nuestra. Existen un montón de orquestas “populares” que explotan estos géneros (unas mejores y otras peores) cuya expansión se ve limitada una y otra vez por lo que parece ser una obsesión por penetrar la “barrera cultural”, que una y otra vez nos rebota por el norte, pero que sin embargo nos hace olvidar la veredita hacia el oeste… Y ya es hora de que nos demos cuenta de que, pese a los descuentos, desde Caco Senante y su mojo (como Austin Powers) han sido muy pocos los que han logrado romper esa “barrera”.

      Por otra parte, a las tan criticadas K-narias, por mucho que las odies, tienes que reconocerles una cosa, fueron unas auténticas pioneras al respecto del tema del que hablo. Y las llamo pioneras obviando adrede el caso de Braulio, que no se proyectó desde el “mercado canario” hacia América sino que tuvo que trasladarse físicamente allá para empezar de nuevo, y al cual encasillaré junto con estas en ese amplísimo “concepto imperial” de lo latino, que parece remitir, cuando no a la España del XVI a la Roma clásica, y que la misma industria repite hasta la saciedad (los casos de Pedro Guerra y Rosana, muy conocidos en Latinoamérica no los quiero contar aquí porque a diferencia de los dos anteriores, estos dieron el salto solo tras triunfar en el mercado español; son algo así como la excepción que confirma la triste regla de la “dificultosa” vía del Norte.


    1. Sergio dice:

      “(aunque no te sean afines, todos referentes internacionales en lo suyo)”

      Las K-Narias no son referentes de nada que no sea llevarse dinero público a través de Coalición Canalla. Fuera de estas islas no las conoce ni su padre.
      Juntarlas o solo compararlas con Rubén Blades debería estar hasta penado por la ley.



    1. Oh, my god! Mr. Sausage. Por un momento he dudado entre cortarme las venas o leerme las últimas diez columnas de D. Alfonso González Jerez. Créame que me he arrepentido de todo lo que he hecho en esta vida al leer sus sabias y coherente explicaciones. Me voy a tomar el té de las cinco con Lady Margaret O’hara. Es escocesa, como revela su apellido, y carece de toda flema británica pero al menos no entiende nada de la idiosincrasia cultural canaria. Ay, my head!


    1. Pablo dice:

      Recuerdo con añoranza los tiempos en los que los posts de Canarias Bruta eran un soplo de aire fresco, irónicos, mordaces y acertados…


    1. Néstor dice:

      Supongo que no lo querrás añadir a la entrada, pero si lo de las danzarinas del vientre es por lo de Bollywood no podrían estar más equivocadas. La danza del vientre es de origen Egipcio y el Bollywood de la India. Que ellos se equivoquen no significa que se deba profundizar en el error. un saludo y buen trabajo.


    1. Walter dice:

      Si de algo peca la crónica de D. Autóctono es, en mi opinión, de benevolente. Se podría haber ahorrado el artículo y no perder el tiempo comentando las andanzas de alguien que musicalmente hablando no vale nada. Como tantos otros de aquí y de fuera, aspirantes a la fama y gloria o mejor dicho a la pasta gansa que creen que ganarán y con las que vivirán sin dar palo al agua.

      Como decía mi abuelo, la basura es basura aunque la pintes de purpurina y le eches colonia. Y lo que no sirve para nada, no sirve. Por mucho rollazo constructivo que fabriquemos.

      También decía, que si te quieres dedicar a algo primero aprende y luego trabaja como una bestia. En este caso, es obvio de aprender, nada, de facultades para eso, nulas y trabajar, pues por los resultados ya se nota el esfuerzo o sea ninguno.

      O sea que, guardenme un cachorro con este personal musical que abarrota la patria guanche. Y encima, con la crisis que sufrimos, se acabaron los innumerables tenderetes, fiestas, verbenas, subvenciones y chanchullos varios entre ellos movidas musicales de cuarto de baño y chiringuitos promotores varios. Negros nubarrones borrascosos preveo sobre esos carrerones


    1. luis dice:

      Si quiere hacerse un hueco en la música que se de prisa, porque tiene pinta de que ya se le está pasando el arroz …


    1. tridente dice:

      hay mucha gente amargada y Autóctono te pasas mucho a veces


    1. tenisca dice:

      Sexismo, sexismo y más sexismo en el video….


    1. Ben Say dice:

      Segun El Dia sera la estrella canaria del futuro:

      http://eldia.es/2012-12-30/espectaculos/6-America-han-abierto-puertas-forma-inesperada.htm


    1. Walter dice:

      Hubo un tiempo en que cualquier cantante o cantanta, torero, folklóricas de turno y demás de la farándula, que hiciese un viaje a América, siempre era proclamado como triunfador. Triunfó en América, decían. El público en delirio. Etc., etc. Y había la tira y media. Y para que no me llamen endofovo y racsita, apunto que eso le pasó a gente de aquí y de la península.

      El problemilla era la realidad. Quitando a algunos raros ejemplares, el resto, nada de éxito ni de fama. Más bien lo contrario. Hace poco una par de cantantas de por aquí “arrasó” por allá. Tanto, que prácticamente nadie se acuerda.

      Pero, en fin, hacer turismo es bueno y si te pagan el viaje, mejor. Que disfrute mientras pueda.


    1. autoctono dice:

      A mi me gustaría saber si Braulio realmente triunfó realmente en América, porque salvo el Festival de Viña del Mar del 79, no se le conoce otro premio relevante en dicho continente ni ninguna otra referencia en Internet salvo su propia web.



    1. Internet ha hecho mucho daño a los c.v. floreados de algunos artistas. Recuerdo que en mis días radiofónicos dedicamos un especial a Torrebruno y sacamos la información de su obituario. Se presentaba como ganador del festival de San Remo y como de familia nobilísima. Cuando publicamos eso en la web del programa nos cayeron arriba unos italianos partiéndose de risa por la cantidad de bolas que nos habían colado.




Escribe tu comentario


Con criterio totalmente subjetivo, los comentarios inapropiados serán borrados, incluyendo los que estén fuera del tema del artículo, los que incluyan datos personales, y los mensajes escritos TODO en mayúsculas o con lenguaje SMS (esto no es un móvil, es un weblog). Si quieres comentar algo que no tenga que ver con este artículo, o aportar un nuevo tema, por favor, usa el foro de Canarias Bruta. Este weblog utiliza código textile para agregar enlaces, negritas, cursivas, etc... Si quieres saber cómo usarlo haz click aquí. ¡Gracias por participar!

Nombre
e-mail (no se mostrará)
Tu web (opcional)
Comentario
 
Haz click en PREVISUALIZAR, revisa tu comentario y luego haz click en ENVIAR para publicarlo.


|