Síguenos en twitter




El Potarro

02/12/2013 07:21
Autor:

  • Currently 5.00/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Valoración: 5.0/5(7 votos)

Así debería llamarse la columna dominical que nos ofrece Diario de Abusos; no por el espécimen de calamar que es el potarro sino por el regurgite semanal que nos ofrece su autor, José Carlos Marrero.

Este buen señor nos deleita semana tras semana, en un texto de calidad literaria nula, un batiburrilo (¡hola, Paco Almagro!) de vivencias propias o ajenas, chismorreos varios que no interesan a nadie, alabanzas hacia figuras públicas que dan vergüenza ajena (la loa, se entiende) y comilonas de aquí y allá a las que ha asistido (probablemente de gañote) de este auto erigido crítico gastronómico.

Sobre las historias ajenas lo normal es leer cosas como esto:

Javier Abreu Rodríguez, se había marcado todo un detallazo al comprar en el popular puesto de loterías de la Plaza del Cristo, que regenta Vicente Hernández, unos décimos del número 39.415, que repartió gentilmente entre los trabajadores que realizaban la restauración del pórtico de entrada al Santuario Días después, el alcalde Fernando Clavijo coincidió con Javier Abreu en la presentación de unos vehículos de Urbaser, aprovechó para visitar la obra, compró también unos décimos de lotería (del 93.113 y dos piedras) y, de igual modo, los repartió amablemente, haciendo suyo el dicho (y hecho) muy lagunero de… “culo veo, culo quiero”…

Y sobre las propias esto, sobre que robó un pato, es un buen ejemplo:

Ya no se podría repetir la anécdota, pero sepan (lo confieso ahora porque ya el supuesto “delito” ha prescrito) que una vez fui participé como cómplice en el robo (mejor dicho, préstamo) de un pato de la charca de la plaza de la Catedral. Fue allá por el año 1980, la víspera de licenciarnos del primer ciclo de Milicias Universitarias en el cuartel de Hoya Fría…

¡Nivelazo!

Si un niño me preguntara como es el hombre del saco le enseñaría esta foto. ¡Cucú!

Entre los chismorreos, generalmente se encuentran historias que la semana siguiente debe desmentir el propio Marrero, como por ejemplo la siguiente:

La semana pasada les hablé de la posible jubilación de Andrés Orozco Muñoz, actual director territorial de La Caixa en Canarias… y creo que me equivoqué y va a ser que no. Parece que a él y David Cova les queda aún algún trabajo y algún “marrón” que arreglar y, por ello, van a mantenerse unos buenos meses más al frente de la nave, hasta… vamos a decir… “tener la casa ordenada y preparada para los nuevos tiempos que empiezan a dibujarse”…

Ni una disculpa a los lectores por supuesto.

Como patrón del elogio desmedido hacia los cargos públicos, el lector se puede encontrar lo escrito sobre Ricardo Melchior antes de dejar la presidencia del Cabildo de Tenerife:

Y como es de bien nacidos el ser agradecidos, hay que reconocer y valorar los 26 años de su vida personal, familiar y profesional, dedicados por Ricardo Melchior Navarro a la política (14 de ellos a la presidencia del Cabildo) quien ahora podrá estar más tiempo con su esposa Sabela Cruz, visitar a sus hijos Nicolás y Ricardo (trabajando fuera de España) y presentar en los concursos caninos a su perro de presa canario Ron… Eso mientras Ricardo no se meta en otros berenjenales, para los que ya suena su nombre.

Pero lo mejor de la lamentable columna es cuando José Carlos se dedica a hablar de si mismo, que es casi siempre. Es el caso de su último texto de ayer mismo, en el cual se dedica a contar al lector (si es que los tiene) las desventuras que sufre:

Miguel Ángel Daswani, con la sinceridad que le caracteriza, me comentó que tenía que comunicarme y compartir conmigo un “marrón” de lo más incómodo y desagradable… El señor Willy García le había dicho, vamos a decir que “indicado” (léase “ordenado”) que “no me quería ver por la televisión canaria ni en pintura”… Un triste y descompuesto Daswani me transmitía los deseos de Willy, y noté a la legua que no era la primera, ni segunda vez que Miguel Ángel tenía que tragarse un “marrón” similar.

¡¡Paren las rotativas!! Daswani el-vende-actimeles haciendo de palanganero de Willy García, inclito director de RTVC por la gracia de Paulino Rivero el grande. José Carlos Marrero emplea ocho párrafos (¡¡OCHO!!) para contar que ya no le dejan participar en ningún programa de la RTVC por orden de Willy, al que le dedica estas bonitas palabras:

Hay que ser torpe, mezquino, retorcido, mediocre, obtuso, estar grillado, o bien pasado de vueltas, o tener unos celos y una envidia patológicos, para molestarse porque un compañero reconozca y valore las buenas cosas conseguidas para Canarias por otros compañeros y otros medios de comunicación…

¿De verdad piensa este señor que esto le interesa a alguien?

Me quedo con el primer párrafo del desbarrie de ayer:

En las dos épocas en que he tenido el privilegio y el honor de escribir El Cotarro, nunca un director de este decano periódico, ni Leopoldo Fernández, ni Juan Manuel Pardellas, ni José David Santos, ha cuestionado ni una coma de lo por mí escrito…

El problema entonces parece ser que ninguno de los directores del diario le ha dicho a este individuo que deje de escribir esta basura en la contraportada del domingo de un periódico que pretende ser serio.

Y esto por sólo 2 euros que cuesta el periódico (con las tetas del Interviú de regalo) o los 65 céntimos de la edición digital, además de El Cotarro se llevan ustedes a casa también páginas y páginas de artículos de opinión de lo más granado de la política tinerfeña (artículos firmados por el presidente, alcalde, diputado o senador de turno pero escritos por algún asesor). Y algo de Juan Cruz.

¿Cómo es posible que la gente no se agolpe en los kioscos para comprar el periódico decano de la prensa en Canarias?

Related Posts with Thumbnails

Comentarios [2]

    1. Juan dice:

      En general es un periódico que ha decaído mucho. Los sucesos de Tinerfe Fumero, o las machangadas aquí relatadas, espantan y mucho, máxime en una tierra donde no es fácil encontrar medios mínimamente válidos.


    1. chelo dice:

      Tanto periodista en paro, tanta gente valida que darían mil vueltas a estos personajes. Pero son pelotas del poder, fieles colaboradores de “lo nuestro”, que se dejan vender por viajes, comidas, colaboraciones, etc. y por ahora sólo Barcenas está entre celdas. La justicia, quitando Baleares, no ha hecho nada con el compadreo de medios de comunicación y poder. En el mismo saco meto a este personaje con Padrón, que a pesar de todo el escándalo, de estar condenado por otras cuestiones, vuelve porque ellos “valen” para algunos




Escribe tu comentario


Con criterio totalmente subjetivo, los comentarios inapropiados serán borrados, incluyendo los que estén fuera del tema del artículo, los que incluyan datos personales, y los mensajes escritos TODO en mayúsculas o con lenguaje SMS (esto no es un móvil, es un weblog). Si quieres comentar algo que no tenga que ver con este artículo, o aportar un nuevo tema, por favor, usa el foro de Canarias Bruta. Este weblog utiliza código textile para agregar enlaces, negritas, cursivas, etc... Si quieres saber cómo usarlo haz click aquí. ¡Gracias por participar!

Nombre
e-mail (no se mostrará)
Tu web (opcional)
Comentario
 
Haz click en PREVISUALIZAR, revisa tu comentario y luego haz click en ENVIAR para publicarlo.


|