Síguenos en twitter




Mariconeos, los justos

08/05/2013 17:19

  • Currently 5.00/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Valoración: 5.0/5(7 votos)

La polémica local ha saltado hoy en Canarias7, que se ha hecho eco de la denuncia de una pareja de homosexuales según la cual el Real Club Naútico de Gran Canaria les discrimina, puesto que no les permite acceder al llamado “carné de novios” (un pase para la pareja del socio), del que sí gozan las parejas heterosexuales.

Al medio minuto ya han empezado las acusaciones hacia el Club Náutico de tener prejuicios contra los homosexuales. Pero creo que ahí erramos el tiro.

No creo que el Club Náutico tenga nada contra los homosexuales. Mientras paguen su cuota y no alboroten, no tienen ningún problema. Pero distinto es que esos mismos gays pretendan hacer alarde público de su conducta. No hombre, eso ya no. Tolerantes y guays, sí, pero no tanto.

El Club Náutico es un sitio de orden y pulcritud, donde no puede consentirse que dos hombres se besen delante de los demás (eso si se conforman con besarse, porque ya se sabe cómo son los gays, fornicando en las esquinas a cualquier hora). Así que, mientras seas gay para ti, bien; pero si vas a ir explicitando tu amor, mejor no. Piensen por favor que el Náutico ha acogido eventos de tanta trascendencia y tanto protocolo como algún cumpleaños del Rey; qué imagen le daríamos al pobre Juan Carlos (que bastante tiene con lo suyo) si se nos aparece un día aquí de sopetón y se encuentra con émulos de George Michael abalanzándose libidinosos sobre indefensos efebos. ¿Es que nadie piensa en los niños?

El presidente del Club Náutico, un señor reelegido que se apellida Marrero Portugués, es consciente de que, en esta loca sociedad, este razonamiento puede volverse muy impopular. ¿Y cómo vestimos una actitud rancia, trasnochada, caduca u obsoleta para que parezca respetable? ¡¡Exacto!! La llamamos tradición. Algo que justifica que se lancen cabras desde un campanario tiene que servir para esto también.

De manera que no se le pueden dar “carnés de novio” a los homosexuales porque no es la tradición, dice Marrero Portugués con su chorra torera enhiesta del orgullo de quien sabe que está preservando algo bonito y noble de la depravación más absoluta. No diga un presidente, ¡diga un héroe!

En el fondo, esta chusca historia sirve, entre otras cosas, para desenmascarar a quienes se fingen “tolerantes” (“yo respeto mucho a lo gays pero…”). Es fácil, y barato, hacer como que uno acepta la diversidad y está con los tiempos, hasta que la realidad llega y te hace arrugar la nariz, y asirte a excusas estúpidas para no admitir que lo tuyo se llama, lisa y llanamente, “homofobia”.

Aprovecho la ocasión para sugerirle al Real Club Náutico de Gran Canaria que introduzca novedades en su escudo, más acordes con la línea de pensamiento del presidente e, imagino, la Junta Directiva.

Related Posts with Thumbnails

Comentarios [7]

    1. ernesto dice:

      Vaya por delante que la mamarrachada del presidente del club nautico me produce asco y pena a partes iguales. Pero es que he visto hoy un anuncio de un complejo de apartamentos que se autodenomina “gay friendly”. He llamado para informarme y he dicho que yo no soy gay, pero que me gustaría reservar allí para ir con mi novia el fin de semana, y me han dicho que no, que solo alojan a parejas (o individuos) gays, pero que parejas heterosexuales no. Entonces lo de “gay friendly” se ha convertido en “hetero unfriendly”. Y con niños menos. Entonces he sentido en mis carnes cómo sabe de amargo eso de que te discriminen por tu orientación sexual. Y claro, eso me ha hecho pensar que si unos apartamentos pueden discriminar abierta y descaradamente a los heterosexuales sin que nadie se rasgue las vestiduras, en justa reciprocidad habría que asumir con la misma naturalidad que si un club cuelga el cartelito de “hetero friendly” (o lo que es lo mismo, “no admitimos gays”), pues habrá que encogerse de hombros y buscar otro más acorde a nuestros gustos y menos quisquilloso, ¿no?. O movilizar a la sociedad heterosexual para el acoso y derribo de los apartamentos y su gerente por violar derechos fundamentales al discriminar por razón de sexo, como hace el coleguita del club nautico. Mención aparte, los cada vez más numerosos complejos hoteleros que no permiten el alojamiento de niños, y que centran su oferta en clientes maduritos a quienes las chiquillajadas de los niños les molestan mucho. No se si eso viola algún derecho fundamental, pero si no lo hace, lo roza.


    1. miguel dice:

      #1 Ernesto,
      No se debería tolerar ninguna de las dos cosas. El del complejo está pasándose la ley por el forro y lo puede denunciar. No se puede reservar el derecho de admisión basándose en razones de orientación sexual. Otra cosa es que a ti te interese pasar las vacaciones en un complejo lleno de tiarrones musculados. Lo de los hoteles que no aceptan menores de 14, o de 18 no creo que sea ilegal. Hay un nicho de mercado para ese tipo de cliente que busca tranquilidad en sus vacaciones y no niños corriendo y gritando por la piscina. La discriminación por edad funciona (creo) de manera diferente, de la misma manera que un menor no puede entrar a una discoteca, por ejemplo.


    1. Rafa dice:

      No me sorprende en absoluto. Hace ya 14 años estaba yo un fin de año en el club con mi novio y al darnos un beso en uno de los sillones se acercó un bedel a llamarnos la atención. Caso omiso, por supuesto pero un mal trago en el fondo. Veo que después de todos estos años nada ha cambiado.


    1. Walter dice:

      Vaya por delante que este asunto me parece una estupidez. Por lo que cuenta la noticia, no se les ha negado la entrada, sólo un trámite burocrático. Y para arreglar eso, con educación y diplomacia basta, sin necesidad de montar una numerito en los periódicos con fotos y todo, con una carga de victimismo injustificada.

      Por otra parte ese sociedad privada, no es precisamente una que acoja grandes masas de gente corriente. Es más bien una sociedad elitista, al alcance de gente con bastante dinero, muy cara y a la que no todo el mundo puede acceder. Como algunos selectos clubs de golf. O sea, lugares a los que nunca entraré salvo como invitado, si me invitan.

      Esa sociedad, además ha corregido la situación sin problemas. Además, es muy probable que en esa sociedad haya otros socios gays, que hayan estado allí gays con importantes puestos económicos o políticos y que haya lesbianas también. No ahora, desde hace años.

      Pero bueno, siempre hay gente que les encanta buscar el detallito presuntamente discriminador, sentirse ofendido por cualquier chorrada, andar de picajoso y a la caza de cualquier cosa que puedan interpretar como una ofensa, un agravio, una discriminación o lo que sea. En este caso no creo que haya habido ninguna homofobia, ni nada parecido.

      O sea, que esto me parece cosa de dos que estaban muy aburridos y que han ido a salvar públicamente a la Humanidad con este hecho en el que han arriesgado absolutamente nada. Pero, si son felices, enhorabuena.

      Vivimos en unos tiempos plagados de problemas gravísimos para la población. Pero, parece que una tontería semejante merece titulares de periódico. Eso, no es noticia, es comadreo.


    1. tridente dice:

      Señor Walter,varias cosas: – La discriminación nunca es tontería, en el siglo en el que estamos es escandaloso que pasen esas cosas. – El que España se esté cayendo a cachos no tiene nada que ver con que otros problemas tengan que ser atendidos. – Tampoco el que sean “gays ricos”, le quita importancia al asunto, parece que esta referencia a el posible económico de esta gente, está cargada de envidia. – Parece una chorrada, pero es una muestra más de lo que bien dice Perplejita: todos somos muy tolerantes hasta que un gay nos toca de cerca. – Por último, por su forma de expresarse, creo que usted tiene muchos prejuicios a cerca de los gays, palabras como “comadreo” le delatan, hágaselo mirar.


    1. Walter dice:

      1- Insisto, no se ha discriminado a nadie. 2- En este siglo XXI, a nuestro alrededor hay discriminaciones muchísimo más graves. Por ejemplo, que a una persona en paro, mayor de 50 años no se la contrate por “demasiado viejo”. O a que a una joven casada no la contraten porque “si se queda embarazada”. Eso sí que son discriminaciones graves e incluso ilegales. 3- Envidia, ninguna, no soy un potentado pero pasta tengo la que necesito y me sobra. Respecto a ese club, es que no me interesan los deportes náuticos. 4- Desde antes que se inventara el término “gay”, tengo amigos homosexuales, siendo yo heterosexual. Sin ningún problema. Allá cada cual con sus asuntos personales. 5- De lo anterior, puedes deducir que prejuicios, ninguno. 6- Este asunto, el de la noticia, reitero, es una bobada. Ese señor era socio desde hacía años, fue admitido e iba anteriormente con su novio. Ni se les ha expulsado, ni expedientado ni nada. Sólo que el papel que pidió, nadie lo había pedido antes. En burocracias, suele ocurrir. Se lo han dado. ¿Cuál es el problema?

      Por no olvidar el pasado. Aunque es poco conocido, hace unos pocos decenios, hubo en Tefía (Fuerteventura) un centro de detención o campo de concentración en que los homosexuales, eran confinados, como “vagos y maleantes”. Maltrato y vejaciones, eran cosa de a diario. Eso sí que era una aberración y una bestialidad. De discriminación, ni te cuento.

      Y acabando, para otra, no uses argumentos “ad hominen”. Quedan fatal. No he sido yo quien ha acudido a los medios con un incidente, que con sentido común y educación, se resuelve en privado en cinco minutos.


    1. Lagarto dice:

      Hombre, don Walter, tampoco es eso.

      Es verdad que hay problemas mucho mayores por ahí. Dramas hay a puñados a poco que uno salga del portal de su casa y camine dos pasos. Sin embargo, cualquiera de esos problemas gravísimos a los que Usted alude tendrá siempre otro mayor que le haga sombra, y no por ello habrá que dejar de prestarle atención al primero.

      Hasta el otro día, vivíamos en un país que rozaba el pleno empleo. Recuerdo que las grandes preocupaciones nacionales eran la tasa de crecimiento del euribor, la inclusión de la educación para la ciudadanía en los programas escolares o las huelgas de los controladores aéreos (todavía me resulta entrañable aquella declaración de emergencia nacional y el país entero aplaudiendo una intervención militar). En aquella época, don Walter, también había habían mayores de cincuenta y mujeres fértiles en paro. Y esa gente también lo pasaba mal, aunque la conciencia colectiva estaba más preocupada por los salarios que en su tramo más bajo eran escasamente mil euros. Mileuristas les llamaban. Qué cosas, ¿verdad, don Walter?.

      Verá, la gravedad de los problemas es algo subjetivo. Y lo es porque el daño o el sufrimiento que provoca cualquier problema no es colectivo, sino individual. Cada uno percibe el drama según le vaya en él. Y si el señor del club náutico ha sido discriminado por razón de su homosexualidad, hace bien en denunciarlo, independientemente de que sea socio de un círculo elitista o de que hayan seis millones de parados. No es algo frívolo ni baladí, porque cuando se deciden tolerar pequeñas injusticias amparándose en que hay problemas mayores que requieren toda la atención y los recursos, se pierden subrepticiamente derechos y libertades que ha costado mucho conseguir.

      Yo no sé si el señor éste tendrá ansias de notoriedad o ganas de salvar a la humanidad para salir del aburrimiento. Pero lo que sí sé es que las discriminaciones, los abusos o las injusticias, si no salen en la prensa con bombo y alharaca, no existen más que para los afectados. Y soy de la opinión de que eso es lo que ha pasado aquí, una discriminación. Así de simple.

      Saludos.




Escribe tu comentario


Con criterio totalmente subjetivo, los comentarios inapropiados serán borrados, incluyendo los que estén fuera del tema del artículo, los que incluyan datos personales, y los mensajes escritos TODO en mayúsculas o con lenguaje SMS (esto no es un móvil, es un weblog). Si quieres comentar algo que no tenga que ver con este artículo, o aportar un nuevo tema, por favor, usa el foro de Canarias Bruta. Este weblog utiliza código textile para agregar enlaces, negritas, cursivas, etc... Si quieres saber cómo usarlo haz click aquí. ¡Gracias por participar!

Nombre
e-mail (no se mostrará)
Tu web (opcional)
Comentario
 
Haz click en PREVISUALIZAR, revisa tu comentario y luego haz click en ENVIAR para publicarlo.


|