Síguenos en twitter




Tanta paz te lleves

15/04/2014 09:10

  • Currently 4.56/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Valoración: 4.6/5(9 votos)

Cuando el director de El Día empezó a desparramar de forma constante y notable, allá por 2007, ocupó mucho espacio en éste su weblog de confianza, porque costaba creer que realmente se imprimiera a diario un editorial tan cargado de odio hacia Gran Canaria y, al mismo tiempo, de delirios independentistas, que progresivamente fueron ridiculizando al periódico hasta convertirlo en altavoz del Movimiento Patriótico Canario, aquel partido liderado por un señor con cara de triste, José Luis Concepción, y que en 2011 sacó tan poquitos votos que casi quedó a deber.

Como esto no era lo bastante descacharrante, luego vino el concurso de radios y Paulino pasó de ser la esperanza de las Islas a su peor maldición. La mutua inquina entre José Rodríguez y Paulino Rivero (y Ángela Mena) fue subiendo de nivel hasta acabar en un partido de ping-pong en los juzgados, con sucesivas denuncias, juicios, condenas, apelaciones… Y sus correspondientes lamentos cuando la sentencia no era favorable.

Estaría bien escribir un libro sobre cómo un gris perito mercantil logra hacerse con la herencia empresarial de Leoncio Rodríguez y la convierte en todo un grupo mediático, conocer la intrahistoria de la familia. Lástima no tener todos los datos.

El dato que sí es seguro y cierto es que dirigir un potente grupo de comunicación te da facilidades para escribir una biografía a tu medida, en la que realzar (o inventarte) lo bonito y minimizar el resto. El mismo día de su muerte, la edición digital del periódico publicaba una extensa hagiografía (una recopilación de datos y merecimientos, más que nada, muchos de los cuales no fueron tan espontáneos como se pretende aparentar) del director, con párrafos tan sonrojantes como éste:

Desde la niñez convivió con su tío Leoncio Rodríguez, fundador del periódico La Prensa (1910) (…) de modo singular en su producción periodística, y, más tarde en sus obras literarias. (…) José Rodríguez Ramírez fue siempre su mejor y más próximo alumno en la profesión periodística, enseñanza que le ha permitido desplegar con gran brillantez la máxima responsabilidad de editor y director de EL DÍA y de JORNADA.

Son muchos miles de reportajes, artículos, entrevistas, comentarios, etcétera, los que ha realizado desde su juventud, casi siempre sin firma o con seudónimo. Su extraordinaria modestia, sencillez, ecuanimidad y prudencia las ha reflejado en su inmensa producción periodística.

Redacta, personalmente, los editoriales de EL DÍA, y cuando se lo impiden motivos de viaje, etcétera, prepara los guiones para ser desarrollados por periodistas cualificados.

Que se sepa, esos dos eran Chaves y Peytaví. Tan buen ojo no tenía.

Su dimensión formativa y docente la despliega, asimismo, en ponencias que ha presentado en cursos de Periodismo, convenciones de Editores, pregones de Fiestas en diversos municipios de Tenerife, veladas de Arte, etcétera.

Deje de apuntarse en caros másters y vaya a un pregón de las fiestas de su barrio, que tienen dimensión formativa y docente.

Pero lo interesante no es saber si don José fue Gran Premio Internacional “La Crisálida de Oro”, de la Accademia Aráldica Universale La Crisálida, de Catania, Mater Italia, o Chasnero Distinguido, que fue ambas cosas, sino ver cómo todos los que le adulaban y todos los que sentían pánico a verse fustigados en sus editoriales le han puesto por las nubes, porque ningún camino hacia la santidad es más corto que la muerte.

Andrés Chaves, adoptando la forma de Roger (es el primer periodista de plastilina, fácilmente amoldable), se indigna porque el Parlamento que reprobó a su jefe no quiera dedicarle un minuto de silencio:

Un hombre honesto, limpio de ideales, que luchó con denuedo por su tierra y por su gente, no encuentra reconocimiento en la Cámara regional que osó reprobar su línea editorial. Sinceramente, no lo entendemos, aunque tampoco nos extraña. Se trata de una actitud propia de miserables.

El mismo hombre honesto y limpio de ideales al que Chaves reconoció en sede judicial haber bautizado como “Pepito Apagabombillas” (por lo visto estaba obsesionado con el ahorro energético en la empresa), y haber dedicado lindezas diversas.

El actual presidente del Cabildo dedica también estas sentidas palabras a don José, que no tuvo tiempo de insultarle como hubiera querido:

Si defender a Tenerife es un pecado, José Ramírez será declarado culpable por la última justicia que mide la grandeza de las almas.

Vayan a por la insulina, yo les espero.

Hilario Tonicazo Rodríguez interpreta aquí el papel de la plañidera negadora, que se niega a aceptar que el único amigo que le hizo caso ya no esté:

José Rodríguez no ha muerto. Es mentira. Ha muerto su cuerpo. Pero no su alma, que es la de nuestro pueblo. Ni su palabra, que es la nuestra: Libertad. Por ella seguiremos luchando. Y cuando caigamos, otros vendrán para ocupar nuestro sitio en la hilera de los hijos de esta tierra, que es más grande que todos nosotros, eterna e inmortal.

Nuestro dicharachero Nacho González, alma y samba del CCN, no desaprovecha la ocasión para seguir haciendo la pelota, en el estilo que sólo él domina como nadie, es decir, siendo un bocachancla que cuenta lo que no debe y que de paso deja estupendo al difunto:

Su campaña para que el Parlamento de Canarias modificara el Estatuto de Autonomía, le quitara el “gran” a la isla de Gran Canaria y la dejara sólo en Canaria fue motivo de una de las mayores polémicas mediáticas de los últimos tiempos, para su regocijo personal. Don José tenía un “gran” desconocido por la mayoría sentido de humor y para los negocios. No dudó en confesarme que las polémicas le hicieron aumentar sus ventas. Era verdad. Los que lo criticaban y los criticados compraban EL DÍA, para leer que decía hoy don José y si se metía con ellos, sin darse cuenta que al hacerlo le seguían la corriente.

Mención aparte para el alcalde de Santa Cruz, que también dedicó un sentido mensaje a quien se mofó repetida y veladamente de su estatura:

Apasionado en la defensa de sus ideales, cualquiera de las muchas conversaciones que tuve ocasión de mantener con él siempre giraban sobre el eje de una constante preocupación por el progreso de Santa Cruz y su consideración como capital del Atlántico.

Y así se han sucedido en la última semana los artículos y mensajes de pésame (cuántos no se han mostrado contritos por temor a no parecer lo bastante contritos). Quedan miradas críticas, que recomiendo vivamente, como las del ex trabajador de la Casa Nacho Martín o la de Francisco Pomares, otro que se llevó estopa desde el despacho de la calle Buenos Aires a base de bien.

Difícil desde mi punto de vista no suscribir las palabras del CanariasAhora, en uno de los Top Secret que dedica al fallecimiento del editorialista:

No ha muerto una insigne figura del periodismo canario, por mucho que los hagiógrafos de turno quieran tejer alrededor de su figura un manto de reconocimiento. Ha muerto uno de los peores ejemplos de lo que debe ser el ejercicio de esta profesión y de la dirección de una empresa de comunicación respetable.

El futuro del periódico es incierto; los números no mienten y cuando las cuentas no cuadran hay que tomar decisiones. La línea editorial no va a variar, pero ya no estará don José dictando que hay que hundir a Gran Canaria en el mar, o que a ver cuándo echamos a Paulino a patadas por la punta del muelle, o que Carlos Sosa es un esto o un lo otro, o que la independencia llegará porque Dios así lo quiere.

Hacía tiempo que los regates dialécticos de El Día ya no me impresionaban, y por tanto, mucho desde la última vez que los traje aquí. Pero eran un tema seguro y maldita sea, ya no los tengo. Así es la vida.

Don Pepito apagó su última bombilla.

Related Posts with Thumbnails

Comentarios [6]


    1. Fabulosa reflexión, doña Perplejita. En estos días el periódico debía venir acompañado de un balde o de una fregona, según fuera la reacción ante tanto disparate.


    1. pim-pam-pum dice:

      ¿Ecuanimidad y prudencia? jajajajajajajajajajaja
      Es el mejor chiste que he escuchado.


    1. Juan del Rosario dice:

      ves como le cogemos el odio a los canariones, enténse callados, hartada de adulones, copiones, envidiosos, pa eso tienen ahí a Bravo a Saavedra, Cardona, quieren algo más,
      vengan todas las semanas a comer y a beber bien, q ahí no tienen, na más q arena, hartas de adulones de todo


    1. Niño Brown dice:

      Juan del Rosario, sinceramente: no te entiendo. La verdad es que viendo como te expresas, debes tener unos procesos mentales fascinantes.


    1. Gen Colorado dice:

      Juan del Rosario = una muestra de la intelectualidad imperante en nuestras islas, joder como me sangran los ojos de ver su exquisita manera de escribir.


    1. Arretranco dice:

      No se me ocurre un ejemplo más preciso de lo que ha sembrado el Sr Burns que el comentario nº3, nivel cultural incluido. Don Juan, venga alguna vez por la isla que tiene enfrente (si digo Gran Canaria seguro que no viene) y entérese con sus propios ojos que todo lo que decía su editorialista era mentira.

      Conozco más ejemplos (que los he sufrido personalmente) de personas que piensan que en Gran Canaria (y cito textualmente) “no hay nada que ver”. Y hablo de personas a las que guardo aprecio porque son buena gente. Personas ya mayores que se han recorrido toda España excepto lo que más a mano tienen, que se ha hecho una idea de esta isla forjada a base de mentiras (secarral, isla desangelada, etc.)

      Qué pena.




Escribe tu comentario


Con criterio totalmente subjetivo, los comentarios inapropiados serán borrados, incluyendo los que estén fuera del tema del artículo, los que incluyan datos personales, y los mensajes escritos TODO en mayúsculas o con lenguaje SMS (esto no es un móvil, es un weblog). Si quieres comentar algo que no tenga que ver con este artículo, o aportar un nuevo tema, por favor, usa el foro de Canarias Bruta. Este weblog utiliza código textile para agregar enlaces, negritas, cursivas, etc... Si quieres saber cómo usarlo haz click aquí. ¡Gracias por participar!

Nombre
e-mail (no se mostrará)
Tu web (opcional)
Comentario
 
Haz click en PREVISUALIZAR, revisa tu comentario y luego haz click en ENVIAR para publicarlo.


|