Síguenos en twitter




Kikirikiiiiiiiiiiiiii

21/07/2014 14:06
Autor:

  • Currently 3.71/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Valoración: 3.7/5(7 votos)

¡Hay que ver!, ¡Qué prisas! No he podido publicar antes porque necesitaba confirmar unos datos.

Entremos en materia. Hace un tiempo me encontré con el anuncio que pueden ver en la fotografía que ilustra esta entrada. En principio me llamó la atención pero, cuando uno vive donde vivo yo, a diario se entera de o ve cosas que dejan el cartel en simple anécdota. Dándole vueltas a la cabeza mientras intentaba decidir cuál sería mi primer post en Canarias Bruta me vino a la mente el susodicho cartel.

Cock fighting

No voy a ir de supersensible pero la verdad es que uno no tiene necesidad de acudir a cierto tipo de “eventos” así que ha sido necesaria cierta investigación antes de sentarme frente al teclado a redactar estas líneas. Comencé, como hace todo el mundo, por preguntar al Sr. Google, para intentar saber si esa “actividad” estaba prohibida o no en una comunidad en la que no es posible celebrar corridas de toros mucho antes que en la Comunidad Autónoma Catalana. En este artículo encontré todo lo que necesitaba y que se resume en que, si bien es posible organizar ciertos encuentros entre los criadores para hacer una especie de tentadero/simulacro de combate con la excusa de mejorar la raza, son, como no podría ser de otro modo, del todo ilegal las peleas a muerte de estos animales (como las de cualquier otro) y por supuesto convertirlo en espectáculo público y además con apuestas.

Lo del “espectáculo público” queda claro con la foto. Lo de si las riñas son del tipo legal (tentadero) o a muerte, me confirman conocedores del tema que sí son a muerte, aunque el propietario del gallo peor parado puede “rendirse” al estilo de un entrenador de boxeo cuando tira la toalla por su púgil. Me dan el detalle incluso de que como los criadores cortan las espuelas de los pollos, para el combate se les colocan unas espuelas metálicas de 32mm (creo que la limitación está en algún tipo de reglamento que se aplica en estos espectáculos). Finalmente me confirman también que se producen apuestas en el desarrollo de las riñas. No sé hasta qué punto están organizadas por los mismos promotores o surgen de manera espontánea entre el público asistente. Me sorprende aún más la impunidad en esta actividad cuando el SEPRONA se muestra bastante activo en la isla, entre otras cosas, a la caza (es una forma de hablar) de abueletes azufrando sin el carné de manipulador de productos fitosanitarios o de ciudadanos pescando para procurarse la comida del día en lugares prohibidos o sin la perceptiva licencia.

Para acabar, no recuerdo si la “pregonera” Elsa, que recorre las calles y carreteras de la isla con su Fiat Punto equipado con un altavoz en el techo informando de los eventos que tienen lugar en la isla o bombardeándonos con publicidad de algún comerciante, dio difusión a esta convocatoria o no, pero si retraso más el artículo esperando a encontrarme con ella y preguntarle, igual piden mi despido por poco productivo antes de debutar.

P.D.: Lo de que en El Hierro se habla el mejor castellano es una milonga que nosequién se ha inventado. En todo caso, quizás, a lo mejor… si en el resto de las islas fueran todos mudos, sería el mejor de Canarias. En épocas pre-globalización sí que se hablaba el mejor castellano de las islas y todavía se puede escuchar de la boca de los mayores. De lo que está uno harto aquí actualmente es del omnipresente cargante acento venezolano. He dicho del acento, no vengan ahora los defensores de lo políticamente correcto a lincharme por xenofobo y racista…